• Patricia Castillo

La visión. Una forma de encontrar inspiración y entusiasmo

Actualizado: 23 de abr de 2020

Mirar al horizonte con visión de grandeza permite el desarrollo de las actitudes que se requieren para ser un triunfador en el mundo empresarial.


I. Inspírate


Crear y desarrollar una idea exige inspiración. Mantenerse inspirado requiere de una energía especial, de cierta efervescencia que solo se encuentra en el propósito.


El propósito es tu razón de ser, es el motivo de tu existencia, aquello que permite que tu empresa tenga presencia en el mundo corporativo. Sin propósito, la vida se hace cuesta arriba y la empresa deja de tener un pretexto para existir.


Para mantener la inspiración es necesario el entusiasmo.

El sentir que todo es posible permite transitar con alegría el camino hacia el éxito.

¿Cómo mantener la inspiración en alto?


Genera la visión de vida que más se adapte a tus propósitos.

Crea un horario de trabajo y realízalo.

Ponte metas a corto, mediano y largo plazo.

Divide las metas en sub tareas para ir subiendo los niveles de desarrollo, sin prisa pero sin pausa.

II. Entusiásmate


El entusiasmo es la capacidad de sentir exaltación por las tareas que nos proponemos desarrollar. Un triunfador mantiene el entusiasmo ascendiendo y esto lo lleva directo al triunfo convirtiendo cada reto en una oportunidad.


¿Cómo sostener el entusiasmo?


Realiza un mapa gráfico de tu visión de vida y negocios.

Revisa semanalmente los logros propios y los de tu equipo de trabajo.

Organiza un ritual de celebración de metas alcanzadas.

Visualiza en términos numéricos los objetivos propuestos y aplaude la consecución de los mismos.


Sonríe, celebra y agradece cada oportunidad de crecimiento.


8 vistas0 comentarios